10 consejos para encontrar a tu gato si se ha perdido

Ofrecen mucho cariño y compañía, por lo que en el caso de que se extravíen causan una enorme angustia. Por desgracia, a veces ocurre, resulta más o menos inevitable. Pero que no cunda el pánico, lo importante es poner en marcha una serie de medidas para encontrarlo cuanto antes. Repasamos 10 consejos para encontrar a tu gato si se ha perdido.

Carteles, recompensa

Perder a tu gato causa mucho estrés.

Por mucho que le vigilemos y le tengamos controlado, existe la posibilidad de que nuestro felino se extravíe, lo que provoca una situación terrible. Estos animales desaparecen más que los perros al ser más independientes, y además, existe un porcentaje mayor de casos en los que no regresan a casa.

Conviene tomar precauciones por si acaso. En primer lugar identifícale con un microchip que puede poner cualquier veterinario por poco dinero (aunque es obligatorio en España, cuatro de cada cinco no lo llevan). Mejor los que se ocultan bajo la piel que los que vienen en collares, pues éstos se podrían quitar fácilmente. Acuérdate de tomar de vez en cuando fotografías del minino (valen las que se sacan con el móvil) para poder difundirlas en caso de emergencia, ya que si no se recurre a una actualizada no servirá de mucho.

En los casos de gatos perdidos, lo importante es no perder la calma, y también ser persistente al poner en marcha acciones destinadas a encontrarle cuanto antes, ya que posiblemente sea difícil que sobreviva fuera, no está preparado para estar solo. Repasamos las más útiles.

10 consejos para encontrar a tu gato si se ha perdido

Los gatos parecen saber hablar.

Éstas son las recomendaciones más importantes para tener en cuenta en caso de que nuestro gato se extravíe.

1. Antes de nada, conviene mirar cada rincón de la casa. Son animales propensos a explorar lugares ocultos y meterse en rincones, así que podrían estar detrás de lavadoras o neveras, en un armario, un cajón, o cualquier otro espacio imaginable. A veces se han podido quedar atrapados, y al estar heridos o enfermos ni siquiera maúllan para pedir ayuda, pues tienen miedo a ser escuchados por posibles depredadores.

2. Registrar bien los alrededores. Si no está en el domicilio, es bastante probable que no haya ido muy lejos, pues en general los gatos caseros no están acostumbrados al ruido, y a la presencia de numerosas personas y otros animales. Lo más habitual es que esté muerto de miedo y se haya ocultado. Pregunta a los vecinos si puedes mirar en sus jardines.

3. Pon comida para gatos en la puerta de tu casa. Si se le llama, puede que no salga, el ruido tiende a asustarle más. Pero si se deja algún alimento o sus juguetes favoritos y está cerca, existen posibilidades de que abandone su escondrijo. Se dan casos en que el felino aparece de inmediato sólo con escuchar que se abre la lata de las viandas que más le gustan. Algunos dueños de gatos tienen grabado el sonido de esta apertura, para ponerlo una y otra vez mientras peinan la zona.

4. Examina los árboles cercanos. Es un poco tópica la imagen del bombero bajando a un gato del árbol, pero la realidad es que muchas veces se suben, y no saben bajar. Explora todos los que haya cerca de tu hogar.

5. Llama a las protectoras de animales y a la policía. En caso de que todo lo anterior haya fallado, se debe asimilar el hecho de que puede haberse ido lejos, por lo que conviene averiguar si se ha encontrado recientemente algún gato que corresponda con la descripción del nuestro.

6. Haz carteles. Imprime la foto de tu gato, mejor en color, para que se vean bien sus rasgos distintivos. Ofrece una recompensa como incentivo. No olvidar poner datos de contactos para que te puedan avisar. Conviene ponerlos en paredes de los alrededores, y también en tiendas, clínicas veterinarias, etc. Conviene llevar un registro de los sitios donde se han colocado para no repetirse y adentrarse en sitios nuevos.

7. Habla con los niños. Mientras se van colocando los anuncios por el barrio, se puede aprovechar para hablar con los chavales que encontremos jugando por la zona, a ver si le hubieran visto, ya que se fijan mucho más que los adultos.

8. Usar redes sociales. Facebook y Twitter pueden ser de gran ayuda, sobre todo porque la gente tiende a ser solidaria y lo compartirán con sus contactos. Lo fundamental, que todo el mundo se entere de cómo es tu gato pues si lo ven por ahí, deben caer en la cuenta de que lo están buscando.

9. Busca por la noche. Al parecer, cuando se escuchan menos ruidos en la calle es más fácil que el gato salga del lugar donde se haya escondido. Merece la pena ir a rastrear los alrededores cuando todo el mundo se haya acostado. Llámale suavemente por su nombre, pues si gritas demasiado, saldrá despavorido.

10. Nunca pierdas la esperanza. Aunque la desgracia haya ocurrido hace unas semanas o meses, no conviene desesperar. En muchas ocasiones, algunas personas han perdido animales que han recuperado mucho tiempo después. Nunca se debe abandonar la búsqueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.