10 consejos básicos para cuidar el pelo de los gatos

Tan hermoso como suave, el pelaje de los mininos también juega un papel fundamental para garantizar su salud, por lo que conviene vigilar que esté siempre sano y aseado. 10 consejos básicos para cuidar el pelo de los gatos.

Lista

El cabello protege al gato del calor y del frío.

La cabellera de los felinos tiene una enorme importancia, porque le ofrece al animal datos sensoriales, además de protegerle del viento y la lluvia, tanto del calor como del frío. Aparte, le ayuda a generar vitamina D, un nutriente vital para su organismo, y puede utilizarlo para comunicarse, cuando se le eriza (porque como todo el mundo sabe… ¡existe un lenguaje propio de los gatos!).

Los gatos son de por sí animales muy limpios, que se las apañan por sí solos para mantenerse acicalados. Pero a veces necesitan que su amo les ayude, para no perder el brillo. Hemos recopilado 10 consejos básicos para cuidar el pelo de los gatos.

10 consejos básicos para cuidar el pelo de los gatos

Hemos incluido en la lista las recomendaciones más importantes de veterinarios y expertos en mininos. Conviene tenerlas todas en cuenta.

1. Debes cepillar al gato una o dos veces por semana. El problema es que según tu mascota se va haciendo mayor, se vuelve menos ágil, por lo que le resulta más complicado mantener su pelo limpio él mismo. Así que se debe aumentar la frecuencia. Antes de nada, se debe examinar la piel y el estado del pelo. Todo va bien si notas que está saludable, con brillo natural, y no aparecen calvicies ni heridas.

2. Vigila que el gato tenga una dieta equilibrada. Si el cabello ha perdido su brillantez podría ser por una mala alimentación. Necesita una dieta con un buen equilibrio de carbohidratos, proteínas y grasas para mantener la salud. Además, se debe tener cuidado de que no sufra de sobrepeso, pues en ese caso podría no alcanzar (por culpa de la barriga) algunas partes de su cuerpo para limpiarlo, así que esas zonas estarán descuidadas.

3. No le bañes más de lo necesario. Con una frecuencia de una vez al mes, suele ser suficiente. Si están acostumbrados al agua desde su niñez, los gatos suelen tolerarla bastante bien, por lo que algunas personas tienden a meterlos en la bañera muchas veces, lo que a la larga suele resultar perjudicial para la cabellera.

4. Peina y cepilla al gato con cuidado. Debes hacerlo con delicadeza, en un principio en la misma dirección del pelo, desde la cabeza hacia la cola, con movimientos lentos pero largos. Debes tener cuidado de elegir un lugar cómodo, y el momento más propicio. Acaríciale hasta que ronronee y ponte manos a la obra.

Cachorro de gato.

5. Utiliza un cepillo adecuado. Debes usar uno de púas suaves para alisar y acicalar el pelo por la superficie. A continuación, lo sustituyes por uno de púas metálicas para arrastrar el pelo muerto. Este último resulta el más adecuado para los animales de pelo largo.

De púas suaves:

De púas metálicas:

Peine para gatos y perros Nobleza, de púas metálicas, ancho 2,9 cm y largo 23,3 cm

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

6. Si el gato se resiste a que le cepilles, dale un premio cuando se porte bien. De esta forma se acostumbrará. Puedes utilizar recompensas para gatos de cualquier tipo. Normalmente no suele ser necesario, ya que se sienten felices, sobre todo de que su amo les esté dedicando atención.

7. Comprueba irregularidades. Comprueba si tiene nudos en el pelaje, y en caso afirmativo conviene que lo deshagas con tus propios dedos. Si esto resulta imposible, tendrías que cortarlos con unas tijeras. De paso chequea también que no tenga bultos (que podrían ser indicio de alguna enfermedad) o garrapatas. Si encuentras bultitos del tamaño de un grano de arroz cerca del ano significa que ha desarrollado una infección por culpa de una tenia, por lo que conviene llevarle al veterinario.

8. Cuida de que no tenga pulgas. Por su culpa perderá cabello, aparte de que notarás que actúa de forma anormal. Cepilla a tu gato con un peine de dientes finos, avanzando lentamente por el pelaje del gato. Además, colócale un collar antiparasitario.

9. Nunca cepilles cerca de zonas sensibles. El animal se incomoda si les pasas el peine por los ojos, la barba o los bigotes, aunque algunos llevaran también mal que le toquen por la zona de la barriga. Cada gato es un mundo.

10. Si sigues notando que tiene el pelo mal, llévale al veterinario. Si pese a todos estos cuidados, continúa teniendo el pelaje opaco, seguramente se deberá a problemas de salud, como diabetes gatuna, infecciones de la piel, alergias, y enfermedades autoinmunes. Conviene que un profesional le revise para conocer el motivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *