10 comportamientos típicos de los gatos y otros 10 preocupantes

Antes de llevarte a tu casa a uno conviene tener algunas nociones básicas sobre ellos. Repasamos 10 comportamientos típicos de los gatos que debes conocer.

Algunas personas tienen prejuicios hacia los gatos, sobre todo porque no hacen las mismas cosas que otras mascotas, por ejemplo los perros. Puede que esto resulte inquietante al principio, pero como saben muy bien los apasionados de estos animales, resulta fácil acostumbrarse en poco tiempo.

Examinamos 10 comportamientos típicos de los gatos que debes conocer, que significan que todo va bien. A continuación, también recopilamos otros 10 que por contra pueden parecer alarmantes, o ser una muestra de que les ocurre algo.

10 comportamientos típicos de los gatos no preocupantes

Existen numerosas costumbres felinas que los apasionados de estos animales conocen bien. Escogemos las 10 más básicas.

Los gatos tienen su propio lenguaje

Los gatos duermen muchas horas.

1. Los gatos duermen mucho. No te asustes cuando compruebes que parecen echarse la siesta a cada rato. En total, pueden acumular unas 16 horas de sueño al día. Pero por norma general no de golpe, sino que reparten el tiempo entre varias cabezadas.

2. Tienen su propio lenguaje. Quizás haga falta algo de práctica, pero resulta fácil entender qué quieren expresar los gatos en todo momento. Utilizan sonidos, como los humanos, pues los maullidos sirven para decirnos cosas. Pero también utilizan el lenguaje corporal, la colocación de la cabeza y la cola siempre significan algo. Un ejemplo, si lleva las orejas hacia atrás significa que se ha puesto agresivo.

3. Dejan su olor en todas partes. Sólo se sienten a gusto si identifican olfativamente su territorio, por lo que tienden a rozarse con los muebles, y a juntarse contigo, en realidad para impregnarlo todo con su esencia.

4. Tienen una naturaleza juguetona. Les viene muy bien hacer algo de ejercicio con juguetes que tengamos en casa para ellos. Conviene dedicarles algo de tiempo de esparcimiento a diario, para evitar que desarrolle obesidad o estrés. Prefieren los que desarrollen su instinto para la cacería, por ejemplo perseguir ratones de plástico.

5. Tienden a arañar objetos. De esta forma, mantienen las uñas siempre afiladas, y además, señalan su terreno. Así que o bien se les compra un rascador para gatos, o tu sofá puede aparecer deteriorado.

6. Los gatos necesitan mucha intimidad. Para comer, dormir y hacer sus necesidades deben sentirse tranquilos, por lo que prefieren un lugar apartado para ello. Mejor dejarles las camas, la caja de arena y el comedero en lugares discretos.

7. Son bastante especiales a la hora de beber. Como el agua que le dejemos lleve mucho tiempo estancada, ni la probarán. Pero luego son capaces de beber agua de las macetas. Curiosamente, se sienten irresistiblemente atraídos hacia los grifos que gotean agua, les encanta acercarse y capturar el líquido; quizás les parece un reto. También les encanta contemplar el inodoro.

8. Se asean constantemente. Pasarán horas lamiéndose, un proceso que no sólo les sirve para acicalarse, sino que también neutraliza su olor para evitar ser atacados por depredadores, mantiene estable su temperatura corporal a base de saliva, y estimula el flujo sanguíneo en el cuello cabelludo. Pueden lamerte a ti si te tienen mucho afecto. No es tan fácil conseguir esto, pero si lo hacen, es que te consideran tan importante que te están limpiando.

9. Si rechinan los dientes, están a punto de cazar algo. Lo hacen sobre todo cuando ven un ratón, o cualquier tipo de animal que les despierta al cazador que llevan dentro. O sea que si tienes también un canario, y escuchas este sonido… ¡quítalo antes de que se lo coma!

10. Les encanta ‘amasar’ tu piel. Cuando son cachorros, aprietan la teta materna para que baje la leche. Pero después repiten ese comportamiento a lo largo de su vida con las personas a las que encuentran. Si mueven las patas contra ti, se trata de una demostración de afecto.

10 comportamientos atípicos de los gatos

Sin embargo, a veces descubriremos que nuestro gato se comporta de una forma inusual, por lo que podría ser un síntoma de que le ocurre algo.

Cachorro de gato.

1. A veces se muerden a sí mismos. Cuidado, porque esto suele significar que tienen dermatitis o algún otro tipo de problema en la piel. Si lo hace esporádicamente, no pasa nada, pero si lo repite durante varios días conviene avisar al veterinario.

2. Pueden sacar la arena de su caja. Esto es bastante antihigiénico porque lo dejarán todo perdido. Se impone corregir su comportamiento. Suele bastar con echarles agua cada vez que lo hagan.

3. En ocasiones, los gatos tapan el plato de comida. Esto significa que por alguna razón no les gusta el contenido. Conviene cambiárselo, pues de lo contrario nunca lo ingerirá.

4. Comportamiento agresivo. Siendo bastante apacibles siempre, si se comportan con cierta violencia será síntoma claro de que no están bien de salud.

5. Hacer sus necesidades fuera de la caja. Ni desde pequeños suelen caer en esto, aprenden enseguida a dejar sus deposiciones donde deben. Si ocurre alguna vez será porque piensan que su entorno ha sufrido alguna modificación y deben volver a marcar su territorio.

6. Quedarse con la boca abierta sorprendidos. En realidad, esto es normal, conviene no preocuparse. Significa que están utilizando el órgano vomeronasal, situado en el paladar para identificar las feromonas a su alrededor, de otros animales y personas. De esta forma obtienen información sobre lo que hay alrededor.

7. Se tumban en el libro que estamos leyendo o el teclado del ordenador. Esto sólo significa que están celosos porque nuestro centro de atención no son ellos, sino otra cosa. Si se sitúan justo en el medio es para llamar nuestra atención.

8. En extrañas ocasiones muerden a las personas. Tampoco hacen demasiado daño, simplemente se trata de su particular toque de atención cuando piensan que les estamos molestando demasiado. Antes, avisarán con diversos gestos de que no quieren ser acariciados, por ejemplo lamiéndose la parte de su cuerpo que nosotros tocamos.

9. Los gatos se asustan frente al espejo. Tampoco deben saltar las alarmas. Sólo significa que no se reconocen al verse a sí mismos. Piensan que se trata de otro animal, pero no logran identificar su olor, así que se sienten desconcertados.

10. Se acercan a las personas que les tienen miedo. Buscan los seres menos amenazantes, así que cuando alguien se esconde de ellos o trata de pasar desapercibido, irán a su lado porque creerán que se trata del ‘amiguito ideal’ para ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *