Nuestro primer cachorro: cosas que debemos saber

Cuando queremos introducir en nuestras vidas a estos pequeños grandes amigos, muchas veces nos asaltan miles de dudas, ya que queremos darles lo mejor, ya que ellos, sin dudar, también lo harán. Aquí os comento algunas “cosas que debemos saber si queremos tener nuestro primer cachorro“.

Nadie nace sabiendo, por lo que, muchas veces, antes de aventurarnos en algo que nos hace ilusión desde siempre y más cuando se trata de tener un ser vivo a nuestro cargo, conviene que nos armemos de información útil para prevenir posibles disgustos, para poder disfrutar todo lo posible de la compañía de este gran familiar: nuestro primer cachorro.

Mi propia historia con mi  primer cachorro

Yo soy de un pueblo de La Mancha y siempre he tenido contacto con los animales y, en especial, con perros.

Cuando me vine a vivir solo a Madrid, conocí a mi perrita Dora, la cual, vagaba por la calle de un parque con tan solo dos meses… ¡y no pude resistirme a llevármela conmigo!

Mi cachorra con dos meses

nuestro primer cachorro

Mis primeras dudas al tener un cachorro en casa

Al principio me asaltaron muchas preguntas… ¿Ladrará mucho? ¿Me destrozará todo lo que tenga por casa? ¿Seré capaz de educarla y hacerla feliz?

No sabía qué cosas debía saber para tener mi primer cachorro en casa.

Me cambió totalmente la vida en muchos aspectos: no habrá un solo día en el cual no pises la calle para que haga sus necesidades y corra, jugar con él, y no te faltará un fiel amigo que te reciba con todo su amor al llegar a casa del trabajo.

Sin duda, es una gran responsabilidad. Si sales de viaje, a no ser que no puedas llevarlo contigo, tienes que encontrar a alguien de confianza y que tenga experiencia con perros (si no quieres gastar dinero en dejarlo en una residencia canina o en la casa de un cuidador de perros, de las cuales no tengo nada en contra), pero al menos bajo mi punto de vista, merece totalmente la pena hasta levantarse dos horas antes de ir al trabajo para tener una hora con tu mascota y verle disfrutar mientras le tiras la pelota en el parque.

Es un vínculo realmente especial el que se crea con estos simpáticos e inteligentes compañeros. Siempre he tenido perros en el campo de mi familia, pero no tiene nada que ver en absoluto a convivir con ellos en el mismo hogar.

Otro añadido más es que conoces a otras personas con este gran amor en común, lo que lleva a generar una gran empatía (cosa nada fácil hoy en día, más en la gran ciudad, en la cual todos vivimos con excesiva prisa).

Cómo evitar destrozos de tu mascota en casa

Durante los primeros meses, lo más complicado sin dudar es dejar solo a nuestro cachorro ya que, para ellos, es antinatural separarse de su manada y sufren de ansiedad por separación y, a partir de ahora, tu eres parte de ella, y en tu comportamiento determinarás qué rango ocupas en ella.

Sin duda, un cachorro es prácticamente como un niño en cuanto a que todo lo que ven, lo cogen, juegan con ello y se lo llevan a la boca sin dudar un instante.

Si no quieres que destroce tus calcetines, no los dejes tirados en el suelo (tener a mi cachorra me obligó a volverme mucho más ordenado, ya que unos calcetines puede que no le hagan daño, pero si otros objetos, tanto para su estómago como para tu bolsillo…).

Si los rompe, no te enfades con el; simplemente lo hace porque huele mucho a su amado dueño y es una forma de tenerte a su lado cuando tu no estás.

Eso si, si tienes que enseñarle que algo que ha hecho no está bien, hazlo inmediatamente, no lo hagas pasado el tiempo, ya que no sabrá porqué le regañas y puede llegar a tenerte miedo, y eso es lo último que queremos.

También es positivo premiarle cuando haga algo bien con algo que le guste, acompañado de caricias y gestos de alegría.

Lo mejor para que no destroce cosas en casa es darle un juguete robusto, el cual no pueda destrozar.

Merece la pena gastarse algo de dinero y no comprar cualquier pelota como, por ejemplo, las de tenis, ya que, la fibra de éstas puede dañar sus dientes.

Hay marcas como Kong que son especializadas en este tipo de juguetes. Además de paliar su ansiedad, son muy buenos para fortalecer sus mandíbulas.

Cómo enseñar a nuestra mascota a hacer sus necesidades fuera de casa

También tendrás que enseñarle a hacer sus necesidades fuera de tu hogar. Para ello, tendrás que sacarlo al menos tres veces al día, sobre todo cuando son más pequeños, ya que no son capaces de aguantarse.

Si alguna vez le ves que hace pis o caca dentro de casa y le pillas justo cuando lo está haciendo, dile “no” para que sepa que eso no se tiene que hacer, al igual que deberás hacerlo cuando haga algo que no está bien.

Díselo serio, ellos sobre todo nos conocen por nuestros gestos, así que, al decírselo, tendremos que mostrar que estamos en desacuerdo con lo que está haciendo ya que, si no lo hacemos así, puede que interprete que estás jugando.

Conozco a gente que corrigió a sus mascotas poniéndoles una caja con arena dentro, o poniendo papel de periódico, aunque yo personalmente no utilicé nunca ese método.

Cómo educar a nuestro perro

También hay quien no corrige nunca a su perro, y eso es un error.

Una de las cosas que debemos saber si queremos tener nuestro primer cachorro es que, si nos dejamos llevar y lo mimamos demasiado, podemos tener problemas serios como que se vuelva demasiado territorial e intente morder a otras personas, dentro del hogar y fuera de él.

Debemos tener en cuenta que por mucho que los queramos, son animales con un fuerte instinto (dependiendo de la raza) y sobre todo, jerárquicos.

Por lo cual, debemos hacerles saber quien es “el rey” de nuestra pequeña manada.

Al principio, es muy importante no soltar a nuestro perro en cualquier sitio abierto, ya que podría perderse o podría acabar atropellado.

Cuando Dora era pequeña, solo la soltaba en parques para perros o coloquialmente llamados “pipican”.

Hasta que no conocí a otros perros que ya estaban acostumbrados por sus dueños a estar en sitios mas abiertos sin riesgo a que se escapasen, no solté a mi cachorra (incluso tenía miedo a soltarla en el campo de mis padres).

Por todo ello, es muy importante enseñarle algunas órdenes  que debe aprender como “ven” o “toma“, ya que son palabras muy cortas, fáciles de aprender para el animal y muy efectivas.

Por último, os dejo un consejo que me ha venido muy bien en caso de que se os escape vuestra mascota

Si por algún casual vuestro perro se escapa en plena calle… ¡NO SE OS OCURRA CORRER DETRÁS DE ÉL!

Lo interpretará como que estás jugando y, como mínimo, pasarás un muy mal rato.

Para evitar que salga corriendo, ponte en cuclillas y llámalo de forma suave y, a poder ser, con un premio, juguete o golosina.

No hay una sola fórmula o receta perfecta para nada en esta vida, lo que yo recomendaría ante todo, es paciencia, constancia y mucho cariño (¡sin olvidarnos nunca de quién es el que manda!).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *