España, ¿desprotegida ante los seísmos y tsunamis?

Seísmos y tsunamis no son palabras que tranquilizen pero la cifra de personas, emplazamientos e industrias que están expuestas a sufrirlos en nuestro país son “enormes”. Así lo estima Emilio Carreño, director de la Red Sísmica Nacional del Instituto Geográfico Nacional quién recomienda la urgente elaboración de un adecuado mapa de riesgo sísmico y de tsunami para prevenir mayores catástrofes.

Este experto en seísmos desde hace más de treinta y cinco años señala que a pesar de que existen zonas bien estudiadas por algunas comunidades autónomas en los obligados “Planes Especiales de Protección civil ante el riesgo sísmico”, hoy por hoy, continua sin haber valoración económica para elaborar un exhaustivo mapa de riesgo sísmico y tsunami en España.

Si a ello, le añadimos que tampoco existen indicios de proceder a la homogeneización de los estudios de peligrosidad autonómicos, la situación es preocupante, máxime cuando Carreño afirma que “actualmente la cantidad de personas, infraestructuras, industrias, etc., expuestas en las zonas susceptibles de padecer un tsunami, son enormes”.

España sufrió en Cádiz un tsunami en 1755. Considerada hasta hoy como la mayor catástrofe de origen natural, Carreño apunta que “la probabilidad de ocurrencia, es baja, con lo que la peligrosidad que maneja esos mismos términos, es relativamente pequeña. No obstante -constata el director de la Red Sísmica Nacional actualmente, la cifra de personas, viviendas, instalaciones e industrias situadas al borde del mar en áreas que podrían sufrir un maremoto son muy altas. Deberíamos tener claro qué pesaría más en la balanza”.

Terremotos y fallas activas

Resulta asombroso conocer que una falla continúa activa si ha registrado un movimiento sísmico en los últimos 10.000 años. Carreño alerta sobre este detalle que podría salvar la vida a muchas personas por lo que recomienda que se acometa un proceso de investigación de todas las fallas que reúnan estas características. Así asegura que “podemos presuponer que hemos instalado emplazamientos críticos en lugares absolutamente estables e ignorar, la posibilidad de que pudiéramos estar sobre una falla con grandes periodos de recurrencia para un seísmo de gran magnitud“.

earthquake-502125_640

Seísmo en San Francisco 1906

Afortunadamente hay grupos de paleosismicidad que se dedican al estudio de las fallas. Es una labor pormenorizada cuyo único objeto es ir descubriendo esa información que nos oculta el interior más profundo de la tierra. El director de la Red Sísmica Nacional explica que estos estudios “no son caros pero es necesario fomentarlos. Necesitamos disponer de mapas de peligrosidad en todo el territorio español para épocas de retorno amplias que son los que se elaboran en instalaciones como las temidas Centrales Nucleares“.

Carreño hace hincapié en que la gente tiende a olvidar acontecimientos catastróficos que se han llevado la vida de miles de personas: “Pero, ¿es allí dónde se van a volver a producir otros seísmos o tsunamis? –se plantea este reputado en seísmos- ¿O puede ser que justamente en esos lugares al haberse liberado la energía con tanta fuerza ya no vuelva a producirse en plazos medios? Para evitar riesgos innecesarios, conviene elaborar un macro estudio de riesgos en nuestro país.

Factores que aumentan los riesgos de seísmos y tsunamis

Las sequías, inundaciones y tempestades ciclónica atípicas influyen en el cambio climático, pero este extremo no está demostrado que pueda suceder en los casos en que se suceden los seísmos y los tsunami, según indica Carreño. Este hecho llama poderosamente la atención de numerosos expertos en esta materia, incluidas las compañías reaseguradoras, que debido a los numerosos intereses que ostentan en el centro y el sur de América quieren cubrirse las espaldas también en cuestiones naturales. “Son áreas de una considerable actividad y a la vista parece, que la cifra y la distribución de eventos sísmicos de magnitudes importantes no ha variado desde que se tienen estadísticas fiables“, apunta Emilio Carreño.

dead-trees-947331_640

Paisaje desolado por la sequía

Minimizar el impacto ante seísmos

Para afrontar un seísmo, un tsunami o una catastrofe natural de la índole que sea, lo primero es disponer de determinación. Todo ello, debe ir acompañado de mapas de peligrosidad para cada riesgo y en consecuencia, acompañado de unas políticas de ordenación de territorio así como de normas de construcción de obligado cumplimiento con un control efectivo. Este experto asegura que debido a la ausencia de un estudio de puntos peligrosos en el territorio español, “resulta difícil que las alertas funcionen adecuadamente. Es necesario que se invierta mucho más en prevención y vigilancia. La inversión preventiva no es acorde a los riesgos que podría sufrir la población que lógicamente está inmersa en sus quehaceres diarios“.

Pero hay más focos sobre los que la Administración del Estado debe poner mayor atención. La dispersión de los sistemas de vigilancia y el “modus operandi” de cada centro de alertas frente a los seísmos, tsunamis o cualquier catástrofe natural, es otro de los puntos sobre los que incide el director de la Red Sísmica Nacional del Instituto Geográfico Nacional (IGN): “La optimización de estos sistemas se conseguiría con un enfoque de servicio, lo que no siempre es efectivo cuando se combinan este último y la pura investigación. Ambos son fundamentales y necesarios, y se deberían establecer más claramente las fronteras y obligaciones”.

Emilio Carreño Herrero intervendrá como coordinador del área de Riesgos Naturales en el próximo XI Congreso Internacional de Geomática y Ciencias de la Tierra que se celebrará entre los días 26 y 30 de octubre en el Palacio de Congresos de Toledo. TOPCART 2016, cómo se conoce este congreso entre los profesionales del sector, está organizado por el Ilustre Colegio Oficial de Ingeniería Geomática y Topográfica (COIGT) y la Asociación Española de Ingenieros en Geomática y Topografía  (AEIGT). En este evento se darán a conocer los últimos avances científicos y técnicos en materia de Geomática y otras ciencias afines en el ámbito de la criosfera y cambio Climático; riesgos naturales, observación del territorio, catastro y propiedad; e innovaciones tecnológicas, conocimiento y sociedad.

 Si estas cuestiones te apasionan o simplemente quieres estar más informado, te recomiendo estos libros para ahondar sobre estos sucesos naturales:

En formato electrónico:

 

 

En formato clásico:

Libros a la venta sobre avances tecnológicos y fenómenos naturales en la Casa del Libro

 

Libros baratos sobre fenómenos naturales en la Casa del Libro

 

Si quieres saber más sobre desastres naturales:

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *